Fue cuando, trabajando con una pala en una huerta en la casa que compartía con su pareja, encontró restos humanos.

No obstante, cuándo el hombre acudió a contarle su terrorífico hallazgo a su esposa de 60 años de edad, el hombre se llevó una sorpresa aún más hórrida puesto a que la fémina le confesó que los restos pertenecían a su exesposo, el cual, ella había asesinado durante el año de 1997. Resultó ser que los huesos eran del exmarido de su mujer, informaron este martes las autoridades rusas.

Al principio de su escavación, el hombre encontró unos huesos, pero continuó cavando para dar finalmente con un cráneo humano.

Neymar volvió, metió un gol, la rompió e ilusiona a todo Brasil
En el último minuto de compensación, Firmino selló el 2-0 definitivo con una gran definición por encima del portero. Más allá del gol, de todas formas, a Neymar se lo vio cauteloso en los 45 minutos que estuvo en campo.

Durante un interrogatorio, la mujer relató que había matado a su cónyuge de entonces con un hacha después de la enésima pelea que tenía con él, durante las que sufría vejaciones y maltrato físico. El hombre estaba trabajando la tierra cuando dio con los restos humanos, según señala en un comunicado el Comité de Instrucción regional. Los hechos tuvieron lugar en el pueblo de Omsk, situado de la región de Siberia.

La presunta autora de los asesinatos explicó a la policía que la noche que mató a su entonces marido lo hizo con un hacha después de que este llegara borracho a casa y la golpeara en repetidas ocasiones. Y que cuando regresaba bebía y la maltrataba. Como el hombre no tenía otra familia, nadie reclamó por él y el crimen permaneció oculto por 21 años, hasta ahora.

Por el momento la justicia rusa ha abierto una investigación en contra de la mujer por el caso confeso de asesinato.


COMMENTS