KXIP vs KKR Live Score

Lluvias torrenciales desataron inundaciones y aludes la semana pasada en el oeste de Japón, llevando muerte y destrucción en particular a poblaciones construidas hace décadas cerca de laderas empinadas.

Decenas de miles de socorristas y voluntarios escarban entre los escombros en busca de decenas de personas que aún seguían desaparecidas.

"La catástrofe es enorme y trabajamos duro para salvar el mayor número de vidas posible, pero será costosa". "Es una situación anormal frente a un peligro inminente", insistió un responsable de la agencia meteorológica, Yasushi Kajiwara, en una rueda de prensa.

En Hiroshima y Ehime es donde más están sufriendo las consecuencias de estas inundaciones históricas y han quedado arrasadas miles de viviendas.

El Gobierno confirmó hoy que las víctimas mortales superan ya el centenar, mientras que el primer ministro, Shinzo Abe, ha cancelado su gira a Europa y Oriente Medio prevista para esta semana con vistas a coordinar personalmente las tareas de asistencia a las víctimas y a visitar las zonas afectadas, dijo su portavoz. En esas circunstancias, es necesaria "una gran vigilancia" por el riesgo de insolación y golpes de calor, así como por la posibilidad de que se produzcan nuevos corrimientos de tierra, insistió el vocero.

Nadal cruzó toda la cancha para abrazar a Del Potro
Del Potro las recuerda. "Me gustaría tener un apoyo importante mañana, seguro que hay una gran atmósfera y espero que el apoyo sea el mismo para ambos", comentó.

De hecho, hasta cinco millones de personas recibieron órdenes de evacuación, pero la consigna no era obligatoria y en algunas ocasiones, cuando el agua subía muy deprisa, podía resultar más arriesgado intentar salir que refugiarse en una azotea.

Sin embargo, no todos pudieron regresar a sus casas.

Al menos 4 millones de personas han sido notificadas para evacuar.

"Los 75.000 policías, bomberos, soldados de las Fuerzas de Autodefensa (nombre por el que se conoce al ejército japonés) y guardacostas hacen cuanto pueden" para ayudar a los afectados, destacó Suga.

Los fabricantes de autos Mazda y Daihatsu decidieron suspender la producción en los establecimientos de las prefecturas de Kioto, Hiroshima y Yamaguchi, por las dificultades en los abastecimientos.


COMMENTS