La actividad económica pasó a signo negativo en el año, en un semestre condicionado por la devaluación motivada por la corrida cambiaria, y la sequía que afectó a amplios sectores del país.

Junio registró el tercer mes consecutivo de baja, con un porcentaje que sólo fue superado por el derrumbe de julio de 2009, cuando la Argentina enfrentaba el temblor financiero iniciado en los Estados Unidos en 2007. Resta un mes más para ingresar oficialmente en recesión ya que se pues se formaliza tras dos bimestres negativos.

Así, este indicador desestacionalizado, se contrajo 1,3% respecto de mayo de 2018 y, en el período acumulado del año, mostró una caída del 0,6% respecto del mismo lapso del año pasado.

Brighton propina primera derrota de la temporada al United
Su mala relación con técnico Jose Mourinho , unido a los malos resultados del equipo, podrían provocar su salida antes del 31 de agosto.

Fue a causa principalmente del desplome del 31% de la actividad agropecuaria.

Así, por ejemplo, el comercio mayorista y minorista tuvo una retracción del 8,4 por ciento, en tanto que en la industria la caída fue del 7,5 por ciento interanual.

El EMAE (Estimador Mensual de la Actividad Económica) arrancó el año con una suba del 4% en enero en la medición interanual; siguió en febrero con un alza del 5%, para bajar al 2,1% en marzo. La actividad se desplomó en medio de la fuerte incertidumbre que generó la escalada del 16 por ciento en el precio del dólar, que saltó de 25,55 pesos hasta los 29,66 pesos.


COMMENTS