KXIP vs KKR Live Score

Miles de estos fósiles, llamados "Dickinsonia", han sido encontrados en las últimas siete décadas, pero los científicos han estado años peleando para decidir si eran animales o no. ¿Eran una planta cubierta de musgo? ¿Una ameba unicelular gigante? ¿Un experimento fallido de la evolución?

"Las moléculas de grasa que hemos encontrado en el fósil prueban que estos animales eran grandes y abundantes hace 558 millones de años, millones de años antes de lo que se pensaba", dijo Jochen Brocks, coautor del nuevo estudio.

"La grasa fósil ahora confirma a Dickinsonia como el fósil animal más antiguo conocido".

Hace unos 558 millones de años vivió un ser que medía 1,4 metros de largo y tenía una textura parecida a lo que hoy compararíamos con costillas.

El período Ediacárico fue unos 20 millones de años antes de la era que, según los científicos, marca el rápido surgimiento de los principales grupos de animales, conocida como Explosión del Cámbrico.

Investigadores de la Universidad Nacional de Australia (ANU, por sus siglas en inglés), con la ayuda de otras instituciones, encontraron en Dickinsonia fósiles que contenían niveles significativos de colesterol, un sello distintivo de la vida animal.

Los fósiles de Dickinsonia tienen la llave entre el viejo mundo dominado por las bacterias y el mundo de los animales grandes que surgió hace 540 millones de años durante la "explosión del Cámbrico".

Europa domina pese a la derrota de Djokovic y Federer en dobles
Cabe mencionar que hace un año Federer y Rafael Nadal fueron la pareja en el O2 de Praga , también por primera vez en la historia. En el mejor encuentro del día, Diego Schwartzman perdió ajustadamente ante Goffin .

De acuerdo con Bobrovskiy una de las mayores dificultades que se presentó ante los científicos fue la ausencia de materia orgánica en los fósiles, lo que impedía su clasificación segura.

"Estos fósiles estaban ubicados en medio de los acantilados del Mar Blanco, que tienen entre 60 y 100 metros de altura".

A diferencia de otros fósiles de Dickinsonia desenterrados de lugares que soportan mucho calor y han sido erosionados, como los de algunos yacimientos australianos, estos contenían una valiosísima materia orgánica preservada desde hace cientos de millones de años.

Después de extraer uno de estos fósiles en los acantilados cerca del Mar Blanco en Rusia, los investigadores descubrieron moléculas de colesterol en los fósiles.

Los investigadores encontraron que los biomarcadores (cualquier sustancia que apunta a la presencia de procesos biológicos) lípidos del fósil Dickinsonia apenas estaban presentes en la capa de microbios que rodeaba al espécimen estudiado y que supuestamente les servía como alimento. "Cuando Ilya me mostró los resultados, simplemente no podía creerlo".

"Pero también de inmediato vi la importancia".

ANU dirigió la investigación, publicada en 'Science', en colaboración con científicos de la Academia Rusa de Ciencias y el Instituto Max Planck de Biogeoquímica y la Universidad de Bremen en Alemania.


COMMENTS