KXIP vs KKR Live Score

Cuestiones artísticas aparte (de alguna manera, Caballé fue pionera en la popularización de las incursiones de los cantantes de ópera en el género del rock y su puesta en escena), la inimaginable pero dulcemente chocante química entre Montsy y Freddie ("gracias a mí se ha convertido ahora en una rockera", bromeaba él) hizo el resto.

A lo largo de su carrera, Caballé interpretó 90 personajes en más de 40 óperas, a lo largo de 4 mil presentaciones.

Y de Europa saltó a América.

Mujer cercana, de gran humanidad y que siempre demostró un particular sentido del humor, la soprano fallecida hoy a los 85 años de edad empezó a forjar su mito cuando el 20 de abril de 1965 tuvo que sustituir en el Carnegie Hall de Nueva York a una indispuesta Marilyn Horne, recordándose desde entonces su interpretación de Lucrecia Borgia.

Estados Unidos cancela tratado con Irán sobre relaciones económicas
Pompeo señaló que la sentencia de La Haya y la razón de su anuncio fue que "el fallo de la corte hoy (lunes) fue una derrota para Irán ".

Estos problemas fueron espaciando cada vez más sus apariciones en público, aunque Caballé nunca anunció una retirada definitiva de los escenarios. Como solista cantó con las más grandes orquestas y los directores más reputados de la segunda mitad del pasado siglo, como Herbert von Karajan, Leonard Bernstein, Carlos Kleiber, Sir John Barbirolli, Zubin Mehta, James Levine, Claudio Abbado, Seiji Ozawa, Riccardo Muti, Sir Georg Solti, Sir Colin Davis, Carlo Maria Giulini, etc.

La Caballé tiene un repertorio a la altura de muy pocos: La serva padrona (Pergolesi), Cossi fan tutte (Mozart), Norma o I puritani, de Bellini, La Favorita (Donizetti), La Traviata, Un ballo in Maschera y Aida (Verdi), engtre otros. Cuando lo he sabido de buena mañana he recordado que de bien pequeño me regalaron un disco de arias y canciones de la vida, Eternal Caballé. Se desvió fugazmente hacia la música pop en 1987 en un dúo con Freddie Mercury, el cantante de Queen, para la canción "Barcelona" en un álbum de ese mismo nombre. Del 20 al 31 de octubre de 2012 estuvo ingresada en el Sant Pau, tras sufrir en Rusia un ictus, que le causó la rotura de húmero, de la que fue operada. Su marido es el tenor aragonés Bernabé Martí (Martínez) Remacha, con quien se casó en 1964 y con el que tiene dos hijos, uno de ellos la soprano Montserrat Martí, que la ha acompañado en recitales en los últimos años.

La diva catalana, que llevaba varios años apartada de los escenarios, era una de las principales voces de una generación lírica integrada por el ya fallecido Alfredo Kraus, Plácido Domingo, José Carreras, Teresa Berganza o Victoria de los Ángeles.

"Pensar en la ópera en España es pensar en Montserrat, y con su partida nos deja una de las voces más brillantes y privilegiadas de nuestro tiempo", señaló por su parte el Teatro Real de Madrid.


COMMENTS