Cena “muy especial” de Navidad en el centro de acogida de personas sin hogar ‘Café y Calor’

El centro de acogida nocturna de Cáritas de la ciudad, con capacidad para 25 personas, aceptará comidas preparadas para dar de cenar a los usuarios en Noche Buena y Fin de Año

Andrés Rodríguez Duque es educador del Centro Café y Calor de Caritas.
Andrés Rodríguez Duque es educador del Centro Café y Calor de Caritas. (Foto: Santa Cruz Diario)

El cetro de acogida nocturna de Cáritas ‘Café y Calor’ de Santa Cruz, con capacidad para 25 personas, aceptará comidas preparadas para dar de cenar a los usuarios en Noche Buena y Fin de Año, en la que pretenden sean dos noches navideñas especiales para los usuarios. “Nuestro objetivo-nos dice Andrés educador del centro-es convertirnos en un hogar por lo menos en esos dos días”. La comida que proponen la dejan a la elección de las personas que la donen y consistirá en un primero, segundo, postre y productos navideños, pero si nos resalta que “sea de Navidad”.

Los grupos de voluntarios de Cáritas que se encargan de organizar las cenas son: la Parroquia de María Auxiliadora el día 24 y la parroquia de Santo Domingo de Guzmán el día 31. Las personas que deseen colaborar aportando comida deben de ponerse en contacto con los grupos de Cáritas de dichas parroquias . Quieren sorprender a los 25 “sin techo” que acogen actualmente con una cena distinta a la que les ofrecen cada noche.

El Centro Café y Calor de Cáritas

El centro Café y Calor que regenta Cáritas esta ubicado en la Avenida de Bélgica y se compone de una casa de dos plantas, con varias habitaciones en las que, con literas en cada una de ellas, se acoge a 25 personas sin hogar o sin techo. Es, nos dice Andrés, “un centro de baja exigencia de acogida inmediata, siempre que haya plazas”. El proyecto nace de los voluntarios de las parroquias ante las demandas que recibían y ya son más de 20 años los que lleva en funcionamiento, atendido por voluntarios y personal fijo.

La limpieza de las habitaciones con sus literas y baños es total. (Foto: Santa Cruz Diario)
La limpieza de las habitaciones con sus literas y baños es total. (Foto: Santa Cruz Diario)

Aquí les dan cobertura a las necesidades básicas: alojamiento nocturno, cena, desayuno, ropa, utensilios de aseo personal, medicación y transporte. El tiempo medio que una persona permanece en el centro es de tres meses y el usuario del mismo es un hombre de edad comprendida entre los 20 y los 66 años.

El horario del mismo es de 8 de la tarde a 8 de la mañana y los requisitos para acoger a una persona son mínimos, nos dice el educador Andrés: ” Persona minimante autónoma; que no tenga ingresos o que sean muy bajos, (ayudas, prestaciones, plan de ahorro), y desde que entra en el Centro funcionamos con objetivos dependiendo el problema que les haya llevado hasta nosotros: alcohol, drogas, salud, buscar empleo, etc”.

Nuevos proyectos

Para Andrés los problemas de convivencia no suelen ser muy graves, a pesar de tener “venezolanos, búlgaros, húngaros, rumanos, argentinos, ucranianos, magrebies, subsaharianos, italianos, de macedonia y de las islas, Lanzarote, Gran Canaria y La Palma”, apunta. Los roces entre todos los resuelven mediante asambleas; si alcanzan niveles altos de inestabilidad, se expulsa a la persona que no se haya adaptado al plan que siguen todos.

Cáritas esta gestionando la apertura de dos nuevos centros en Tenerife: uno en Idafe, con un edificio de  seis apartamentos que tendrán un alquiler social, de acuerdo a los ingresos que tengan las personas que lo necesiten, y otro en el Puerto de la Cruz, Yyelen, con un piso de seis habitaciones que se ofrecerá para compartir. La idea es seguir la tendencia “HOUSE SING FIRST” en intervención social que considera que lo primero, para una persona que vive en la calle, es la casa.

Dejar un comentario

No publicaremos tu e-mail.