El ciclo de conciertos familiares en el Museo de Bellas Artes concluye este domingo

El programa del concierto que lleva por título ‘La quinta del 85’, incluirá obras de Bach, Händel y Scarlatti.

Tendrá como interprete al clavecinista Alfonso Sebastian. (Foto CEDIDA)
Tendrá como interprete al clavecinista Alfonso Sebastian. (Foto CEDIDA)

El ciclo de ‘Conciertos familiares en el Museo’, que cada mes de noviembre organiza la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Música (ATADEM) concluye este domingo, a las 12:00 horas, con la audición ‘La quinta del 85’.

El quinto teniente de alcalde y concejal de Cultura, José Carlos Acha, indica que la matiné “tendrá como intérprete al clavecinista Alfonso Sebastián. El concierto permitirá al público disfrutar de algunas de las obras de Johann Sebastian Bach, Georg Friedrich Händel y Domenico Scarlatti, tres de los grandes compositores de la historia que, por azares del destino, nacieron todos ellos en 1685”.

Este proyecto se desarrolla gracias a la colaboración artística de Conrado Álvarez Fariña y el apoyo del Organismo Autónomo de Cultura (OAC) del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. La entrada será libre y gratuita hasta completar aforo.

El programa también podría haberse titulado ‘La alargada sombra de Domenico Scarlatti’, pues se centrará en ese autor, el más desconocido y escurridizo de los tres. Scarlatti es, sin duda, un faro en la historia de la música. Pero, aun así, el personaje se muestra esquivo a los historiadores y plantea más incógnitas que certezas. En este concierto se interpretará una amplia muestra de sus casi 600 sonatas para clave, con las que influyó notablemente a los músicos citados que nacieron el mismo año.

Los años que pasó en España, casi la mitad de su vida, calaron hondo en su forma de componer. El testigo de su casticismo y su andalucismo fue recogido por sus supuestos alumnos, como Antonio Soler.

La influencia y fascinación que ejerció su música en Inglaterra a raíz de la publicación en Londres de sus ‘Essercizi musici’ estarán también presentes. En el concierto también se podrá comprobar cómo otro de los compositores del 85, inglés de adopción, asimila al teclado el lenguaje virtuosístico de Scarlatti.

Aunque español de adopción, Scarlatti ni esconde ni renuncia a sus orígenes napolitanos. A través de las distintas visiones de una misma tonalidad (do menor, en este caso) se podrá apreciar el influjo de la vitalidad de la tarantella napolitana en Bach y José de Nebra (otro supuesto alumno y, en todo caso, colega en la corte real de Madrid).

El aspecto más melancólico de Nápoles y su afición por lo ‘cantabile’ se disponen en torno a otras obras de Bach, el navarro Sebastián de Albero y una biliosa sonata de Domenico. Por último, el concierto concluirá como acostumbraban a terminar las fiestas y celebraciones, con una gran chacona, de Händel para la ocasión, con la que se recreará lo que pudo ser el duelo incruento que se libró entre el sajón y el napolitano en Roma en los años mozos de ambos.

Dejar un comentario

No publicaremos tu e-mail.