La vida es divertida en ‘Tropicalísimo’

La luz y el color inundan la última exposición de Luis García Ramos, en el Casino de Santa Cruz hasta el 5 de enero

El pintor Luis García Ramos. Foto: Cedida.
El pintor Luis García Ramos. Foto: Cedida.

De las paredes cuelgan flores tropicales y sus colores inundan el espacio de luz. El estilo del pintor Luis García Ramos es inconfundible, y su quinta exposición individual —en el Casino de Santa Cruz hasta el 5 de enero— es el reflejo de la vida, cuando esta es divertida y alegre.

Tropicalísimo “es la idealización de la belleza. Insinúa un viaje hacia una naturaleza amable y diáfana donde el objeto pictórico es una mera excusa para que el color, liberado de sombras, perviva y se manifieste”, resume el artista. La pintura de García Ramos es traslúcida, viva. Las frutas, las flores y el mundo vegetal componen un universo pictórico donde priman los bodegones renovados, con un carácter moderno y una distribución original y diferente. Con sus cuadros transmite la idea de un trópico interior, “donde lo sensual y auténtico nos hace ser más felices”, apunta.

Ganas de vivir II, exposición Tropicalísimo. Autor: Luis García Ramos. Foto: Cedida.
Ganas de vivir II, exposición Tropicalísimo. Autor: Luis García Ramos. Foto: Cedida.

García Ramos empezó a pintar en la adolescencia.  Pero fue hace algo más de una década cuando la pintura se tornó en algo más serio y empezó a ocupar gran parte de su tiempo. Las obras que conforman Tropicalísimo le han llevado un año en elaborarlas. “Voy pintando cuatro o cinco cuadros a la vez”, señala. Su inspiración son los impresionistas alemanes de principios del siglo XX “por el trato del color, puro y no mezclado, y por la pincelada suelta”.

Esta es la quinta exposición individual de García Ramos. En solo una semana desde que Tropicalísimo abrió sus puertas al público ha vendido 15 de los 22 cuadros expuestos, cotizados entre los 200 y los 800 euros. Aunque él se conforma con que el que vaya a ver la obra, la disfrute.

Una de las obras de Tropicalísimo, de Luis García Ramos. Foto: Cedida.
Una de las obras de Tropicalísimo, de Luis García Ramos. Foto: Cedida.

¿Y qué tiene en mente para el futuro? No piensa más de 15 días en adelante. Ahora, solo en descansar un poco una vez termine esta exposición. Después, en seguir pintando (“quiero que la musa me encuentre trabajando”, matiza), y en que la pintura le permita continuar reflejando la ebullición resplandeciente de su mundo interior.

Dejar un comentario

No publicaremos tu e-mail.