‘Santa Cruz, ciudad leída’ recuerda a los viajeros que han escrito sobre la capital

Los textos, de personajes ilustres de finales del siglo XIX y principios del XX, describen cómo era el Archipiélago en aquella época histórica.

José Carlos Acha concejal de Cultura(derecha) y el escritor Eduardo García Rojas en la presentación de la nueva edición de "Santa Cruz, ciudad leída".
José Carlos Acha concejal de Cultura(derecha) y el escritor Eduardo García Rojas en la presentación de la nueva edición de “Santa Cruz, ciudad leída”. (Foto: Cedida)

El quinto teniente de alcalde y concejal de Cultura del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, José Carlos Acha, presentó esta mañana una nueva edición de ‘Santa Cruz, ciudad leída’, que consiste en la colocación de paneles en los que se reproducen fragmentos de obras literarias que citan a la capital tinerfeña. La finalidad de esta iniciativa es fomentar la afición por la lectura y señalar rincones de la ciudad que han merecido la atención de numerosos escritores. El responsable municipal de Cultura estuvo acompañado por el periodista y escritor Eduardo García Rojas, que ha sido el responsable de seleccionar los textos.

José Carlos Acha resaltó que “en esta nueva edición se han seleccionado escritos de viajeros que han visitado la ciudad a lo largo de la historia y han dejado constancia de su experiencia en libros y cuadernos de viaje que ayudan a hacernos una idea de cómo era el archipiélago en los tiempos en que nos visitaron”.

En este caso se han escogido fragmentos de algunos de estos libros y cuadernos de viaje firmados por visitantes ilustres por el retrato que ofrecen de una capital que aún no ha terminado de superar su característico aire de provincia, pero que supo seducir y de alguna manera robar el corazón de estos trotamundos.

Los fragmentos seleccionados corresponden a las obras ‘Viaje a Tenerife’, de William R. Wilde; ‘Un día en Tenerife’, de Richard Francis Burton; ‘Primera estancia en Tenerife’, de Sabino Berthelot; ‘Viaje a las islas afortunadas. Cartas desde Canarias en 1879’, de Jules Lecrercq; ‘Viaje a la isla de Tenerife’, de André Pierre Ledru; ‘Viaje pintoresco alrededor del mundo’, de Jules Dumont D’Urville; ‘Tercer viaje’, de James Cook; ‘Islas de África Occidental’, de Alfred Burton Ellis; ‘Impresiones y observaciones de un viaje a Tenerife’, de Jean Mascart y ‘La agencia de viajes Thompson y Cía’, de Julio Verne.

Los diez paneles, que figuran en lengua española e inglesa, están situados en la Plaza de España, frente a Correos, frente al Cabido, a la entrada del muelle y a la entrada del subterráneo del Castillo de San Cristóbal; dos en la Alameda del Duque de Santa Elena; otra en una de las farolas del paseo de Valleseco, en la Plaza del Príncipe y dos en la Plaza de La Candelaria.

Resulta muy interesante el ambiente que refleja Sabino Berthelot de cómo fueron los carnavales santacruceros durante la primera mitad del XIX o la pulcra mirada con la que la observa William R. Wilde, quien describe sus impresiones de la capital y en concreto de la estatua de la virgen de Candelaria, en aquel entonces instalada en la llamada plaza de la Constitución.

También se ha escogido un fragmento de ‘La agencia de viajes Thompson y Cía’, de Julio Verne -aunque muchos son los expertos que atribuyen esta obra a su hijo, Michel Vern-  porque además de ser la única novela de esta selección, promociona el Archipiélago canario como lugar de destino turístico y no ya como puerto de escala ni islas singulares en las que recalaban viajeros que hicieron de la aventura la razón de su vida.

José Carlos Acha aclaró que, en algunos casos, se ha respetado la grafía empleada cuando fueron escritos los textos, así en algunos de ellos pueden figurar aparentes faltas de ortografía que realmente no lo son, porque era la grafía de finales del siglo XIX o principio del XX.

Dejar un comentario

No publicaremos tu e-mail.