TEA proyecta este fin de semana la película de animación en stop-motion, ‘La vida de Calabacín’

El filme, dirigido por Claude Barras y nominado a Mejor película de animación en la última edición de los Oscar, se pasará en versión original en francés con subtítulos en español.


TEA Tenerife Espacio de las Artes, centro de arte contemporáneo del Cabildo, proyecta desde el viernes [día 7] y hasta el domingo [día 9] la película de animación en stop-motion La vida de Calabacín (Ma Vie De Courgette, 2016), de Claude Barras. Este trabajo, nominado a Mejor película de animación en la última edición de los Oscar y de los Globos de Oro, se podrá ver en versión original en francés con subtítulos en español en dos pases diarios, que darán comienzo a las 19:00 y 21:30 horas. Además, el sábado [día 8] a las 12:00 horas, tendrá lugar un pase extra con motivo de la celebración de Plenilunio.

La vida de Calabacín es una película que ha conquistado a la crítica y que ha ido ganado premio tras premio en todos los certámenes por los que ha pasado. Tiene en su haber el Premio César al Mejor film de animación y guión adaptado, los premios de Mejor película y Premio del público del Festival de Annecy, el Premio del público-Mejor film europeo en el Festival de San Sebastián y el Premio al Mejor film de animación europeo de los Premios del Cine Europeo, entre otros.

Calabacín es un niño valiente que después de perder a su madre tiene que ingresar en un hogar de acogida, con otros niños huérfanos de su edad. En un primer momento se esfuerza por encontrar su lugar en este nuevo medio hostil. Sin embargo, con la ayuda de sus nuevos amigos, Calabacín aprende a confiar, encuentra el verdadero amor y una nueva familia.

La vida de Calabacín es la primera película de Claude Barras, que antes ya había dirigido varios cortos incluyendo The Genie in a Ravioli Can, que recibió numerosos premios en festivales de cine de todo el mundo. La única conexión de Claude Barras con la infancia trasciende las diferencias de edad y tiempo y es que él tiene el don de ser capaz de hacer reír y llorar a la vez. Sus historias están llenas de realismo y fantasía, humor y poesía. Claude Barras tuvo el ímpetu suficiente de adaptar Autobiografía de un Calabacín (Autobiographie d’une Courgette), de Gilles Paris, a una película de animación en stop-motion.

La vida de Calabacín es una película de animación en stop-motion. Esta técnica de animación es la misma que se usaba en los dibujos animados, aquí los muñecos se animan plano a plano. Entre cada toma, los muñecos se mueven ligeramente para dar la sensación de movimiento. El refinamiento en los gestos, la fluidez de movimientos y el subtexto de las expresiones en los muñecos es determinante para mostrar la calidad de la animación y de los animadores.

En La vida de Calabacín los muñecos tienen unos 25 centímetros y están hechos combinando varios materiales (espuma de látex para el pelo, silicona para los brazos, resina para la cara, tejido cosido a mano para la ropa) articulados alrededor del esqueleto y adaptados a la morfología de cada personaje. Los muñecos se colocan en los sets de rodaje hechos a escala y son iluminados por el director de fotografía.

Dejar un comentario

No publicaremos tu e-mail.